Con el tiempo me fui dando cuenta

que lo raro no era lo de los demás.


Apretamos el gatillo de una pistola encasquillada. Disparando a quemarropa lo que no pudo ser. Y confiaré al tiempo la misión de reencontrarnos. Dejo mi vida en manos del Destino, la suerte, el azar. En manos de cualquiera que quiera cogerlo. La única condición es que no me olvides, que no me entierres. Préstame la oportunidad de encontrarme, te prometo devolvértela casi intacta.

Afilamos la hoja de una espada rota, nos cortamos con el filo y no salió ni gota de sangre. ¿Perdí el derecho a echarte de menos cuando me marché de tu vida sin despedirme? Espero que no.

Servimos en dos copas el veneno agrio que acabaría con los dos. Pero no dimos ni un sorbo. Aunque lo hubiésemos hecho, no habría pasado nada. Porque donde hubo fuego, quedaron cenizas, y porque hace falta algo más que todo esto para acabar con un sentimiento tan fuerte.


9 comentarios:

  1. ¡Hello!
    La verdad es que a veces me imagino a la gente intentando superar un sentimiento fuerte, y es duro, y aunque no lo parezca, las cenizas se las acaba llevando el viento y al final, solo te queda el recuerdo. Por mucho que sea difícil de olvidar.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Me ha encantado el mini-relato, mini-reflexión. Aunque ha sido muy corto me ha parecido perfecto.

    ¡Sigue así! ♥

    ResponderEliminar
  3. El final es increíble. Un sentimiento tan grande y abundante no solo se olvida con tiempo y cenizas.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Sencillamente perfecto.
    Sigue así.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Un sentimiento fuerte es prácticamente indestructible, pase lo que pase nada puede con él, y, como dices, "donde hubo fuego cenizas quedan". No puede haber algo más cierto, aunque a veces haya que dejarlo ir y se hace tan duro...
    Me ha gustado mucho muchísimo.

    ¡Besotes! ♥

    PD: Se me olvidó decir que leí "Los ojos de Poe", muy buen relato :)

    ResponderEliminar
  6. Unas palabras muy desgarradoras... pero seguro que si algún día existió ese veneno, también encontrarás el antídoto :)
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
  7. No sé si tiene derecho o no, pero antes de volver y remover todas las heridas, debería pensarlo dos veces...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me gusta, ese sentimiento que posees en el cuál no quieres que ese alguien que significa tanto para ti, te olvide, es genial como lo reflejas en palabras, muy buen relato:)

    ResponderEliminar

Leo todos los comentarios y trato de contestar a todos los que puedo. Gracias por dejar tu opinión, valoro mucho que inviertas tu tiempo en leer mis entradas y comentarlas. Si quieres dejar el enlace de tu página estaré encantada de echarle un vistazo.