Primera Página

Bries llegó a casa cansada de la gente, de la verdad, de la mentira, del amor, de la comida y de todo lo que la rodeaba. Bries soltó el bolso sobre la cama, fingió interesarse por las noticias, fingió un apetito voraz, fingió que existía, que era feliz y por fin, cuando todos estuvieron encantados con su comportamiento, se encerró en su habitación, cogió su cuaderno, el Boli de La Verdad, como ella lo llamaba y se desahogó contra el papel así:

Querido Tú,

Hoy es el día Séptimo Cuarto sin ti. Hoy estoy más harta que nunca de la gente, de tu ausencia. Del vacío que duele. Del pensarte. Del buscarte sin encontrarte. Estoy harta de saberte imposible. De escuchar canciones que hablan del adiós. De ver películas que cuentan historias que siempre acaban bien. 
Hoy, me han roto el corazón por ultimísima vez. Hoy, la historia de tu vida. De tu realidad me ha pisoteado el alma. Y me duele. M-E-D-U-E-L-E-S. - Bries, estaba totalmente enamorada de alguien a quien había visto en contadas ocasiones. Con quien había intercambiado muy pocas palabras. Alguien que le había hecho sentir, no sólo mariposas, sino todo el arca de Noé en el estómago. Y ahora alguien, sin pretenderlo, sin saber lo que significaba para ella, había destruído, demolido, arrasado, con cualquier esperanza que ella pudiese albergar- Te odio. Lo odio. Odio a todo el mundo.

Querido tú, ¿Por qué me haces esto? ¿Por qué? Siento que nada tiene sentido, que navego en un barco a la deriva entre mis ganas y una realidad que se cree pesadilla. El mar de dudas. Y tus ojos... Y el miedo. Y las ganas de quemar este diario que tanto y tanto sabe de ti...


Pero aunque lo intentó con todas sus fuerzas, no encontró las palabras que buscaba para describir lo que sentía. Quería llorar, gritar, y arrancarse todo lo que sentía de cuajo. Pero lo único que mostraba era una apatía errática. Estaba quieta mirando la mesa, el cuaderno, su boli. Pensando en lo ilógico de la situación y en como hacer para superar una enfermedad que no tenía cura...

"Porque el amor, o muere o mata.
Y amores que matan, nunca mueren".


Quería decir que participo en:

19 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, sobretodo la frase con la que cierras, de Sabina, ¡Qué grande!

    Besos y que sepas que esas reflexiones, ayudan a tener claro porque ocurre todo, solo tienes que descubrirlo
    :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces me he sentido así, tantísimas veces que he perdido ya la cuenta.
    Es hermoso cuando escribes. Leo cuando puedo.

    Sigue escribiendo así.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas reflexiones, haces que aun en días que no tenia ganas de leer blogs lo haga y me guste mucho tu entrada
    besos

    ResponderEliminar
  4. Como siempre fascinante, en tu línea de las ausencias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Que bello texto Lolita <3
    El amor es así....
    Besitos linda =)

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado el relato, sobre todo con esta música de fondo, te reconorta.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso el relato! Inspiras muchas cosas :) besitos

    ResponderEliminar
  8. Un relato impactante sin duda. Espero saber poco a poco más de Bries. La verdad es que me dejas con muchas ganas de más.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  9. ¡Precioso! Me ha encantado el final. Siempre está bien leer algo así cuando acabas de levantarte.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. Últimamente me he sentido así y es muy doloroso..
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Acabo de descubrir tu blog y he de decir que me enamorado perdidamente de él, así que apunta esta nueva follower que tienes ;)

    ResponderEliminar
  12. Realmente me encanta tus relatos, son muy buenos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Muy intenso, no me imagino de lo que pudo haberse enterado o lo que le habría echo esa persona a pesar de intercambiar tan pocas palabras. Pero, realmente, creo que todos sentimos que nos morimos cuando hasta simples cosas que no deberían afectarnos, pasan. Y rompemos en una locura que no se refleja de manera más exacta que como mencionaste: una apatía errática. Tal vez una enfermedad de la que todos estamos propensos a padecer.
    Un beso, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  14. Esta enfermedad la cura el tiempo, y la fuerza que guardamos cada uno en nosotros mismos, aunque creamos que estamos nadando en mil abismos de oscuridad. Más desahogos como estos, y dentro de poco no será más que un recuerdo... amargo, pero pasado.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Siempre escribes genial, y se hace un gusto leer tus entradas, incluso recién levantada :)
    un beso grande

    www.humanfilters.blogspot.com

    ResponderEliminar
  16. Increíble, vaya un blog bonito que tiene usted :) Seguiré leyéndote, es un placer leerte. Un beso enorme.

    http://caprichodecronos.com

    ResponderEliminar

Leo todos los comentarios y trato de contestar a todos los que puedo. Gracias por dejar tu opinión, valoro mucho que inviertas tu tiempo en leer mis entradas y comentarlas. Si quieres dejar el enlace de tu página estaré encantada de echarle un vistazo.